PoW vs PoS: Dos consensos en contraste




Seguridad

La seguridad en PoW recae en las recompensas a lo mineros x bloque creado y los incentivos para los mineros provienen del riesgo de que pierdan sus futuras recompensas x bloque.

PoS por el contrario, no solo se basa en incentivos económicos para asegurar la red, sino más bien en posibles castigos por actuar malintencionadamente.

Para poder ser validador, se deben bloquear depósitos en garantía (stake), y son recompensados por ayudar a asegurar la red y mantener los nodos. Si actúan de forma deshonesta (revertiendo transacciones, censurando txs/address) son susceptibles de perder gran parte del stake que dejaron como castigo. A este mecanismo se le llama slashing

Entonces, la seguridad en PoS proviene de la posibilidad de perder lo que han dejado en stake por el riesgo económico que implica atacar la red.

  • Haciendo una analogía con PoW, sería como si un minero que intentó atacar la blockchain y falló, se viera obligado a destruir todo su equipo de minería, en lugar de simplemente pagar los costos de electricidad que gastó llevando a cabo el ataque fallido.

En PoW si atacan una red y fallan, aún pueden usar su equipo de minería/hardware para atacar otras redes que utilicen el mecanismo de PoW. No hay nada ni nadie que les impida seguir utilizando su hashpower.

PoS no tiene este problema, ya que el costo del ataque es comprar los tokens del protocolo para dejar en stake. El atacante solo puede atacar la red en la que posee los tokens, no pudiendo atacar otras redes o siquiera atacar inmediatamente una segunda vez la misma red.

  • Con esta visión: El costo de un solo ataque del 51% a PoS es igual de alto que el costo de un ataque permanente del 51% a PoW.

En un eventual escenario de un hardfork, con PoS: la comunidad puede coordinar el hardfork y eliminar a los validadores deshonestos que están atacando la red. Esto es posible ya que se puede “saber” quiénes son los validadores en la red (hay una dirección pública adjunta a cada depósito en stake y, por lo tanto, a cada nodo).

¿Cómo se recuperan PoW y PoS después de un ataque?

PoW: En un sistema de minado basado en GPU/ASICs/CPU, no hay defensa, y un atacante persistente puede fácilmente hacer que una blockchain quede inutilizada permanentemente. Después de los primeros días, los costos del atacante pueden volverse muy bajos, ya que los mineros honestos se retirarán porque no tienen forma de obtener recompensas mientras se desarrolla el ataque.

PoS: En el caso de PoS las cosas cambian. Atacar la red mediante ataques del 51% sigue siendo posible en PoS (por ejemplo, revertir bloques finalizados). Para llevarlo a cabo, el atacante necesitaría controlar el 51% del token de la red en stake. No solo es mucho dinero, sino que probablemente haría que el precio del token cayera. Existen incentivos más fuertes para mantener la red segura.

  • Sin embargo, existe un mecanismo de defensa de "slashing" incorporado en el consenso de PoS mediante el cual una gran parte de los depósitos en garantía (stake) del atacante pueden ser automáticamente destruidos. A los validadores se les penaliza por no cumplir con sus responsabilidades cuando es su turno de hacerlo, es decir, si están desconectados. Las sanciones por estar desconectado son relativamente leves y equivalen aprox. a las mismas recompensas que hubiesen ganado de estar conectados. Por lo tanto, si un validador participa correctamente más de la mitad del tiempo, sus recompensas netas serán positivas.
  • Para otros ataques más difíciles de detectar (Ej: una coalición del 51% que censura a todos los demás), la comunidad puede coordinarse en un soft fork activado por el usuario (UASF*) en el que los fondos del atacante se destruyen. No se requiere un “hardfork para eliminar coins".

Por lo tanto, atacar la blockchain por primera vez le costará al atacante muchos millones de dólares y la comunidad se recuperará en unos días. Atacar la blockchain por segunda vez aún le costará al atacante muchos millones de dólares, ya que necesitaría comprar los tokens nuevas para reemplazar las monedas viejas que se quemaron. Y la tercera vez ... costará aún más millones de dólares. El juego es muy asimétrico y no favorece al atacante.

Críticas a la seguridad:

PoW - “Mining Tragedy of the Commons”: Describe una situación en la cual varios individuos, motivados solo por el interés personal y actuando de forma independiente pero racional, terminan por destruir un recurso que comparten aunque a ninguno de ellos les convenga que tal destrucción suceda.

Aplicado a PoW, y para tomar un caso puntual, Bitcoin: Los mineros gastan dinero en poder computacional y electricidad para poder minar, pero esto se ve amortizado por las recompensas por bloque que generan. Es una hipotética falla de mercado que podría darse en un futuro cuando la recompensa por bloque minado tienda a ser 0. En este escenario, los únicos fees que ganarían los mineros son los fees de las transacciones.

Los mineros aceptarán txs con cualquier fee (porque el costo marginal de incluirlas es mínimo) y los usuarios pagarán fees cada vez más bajos. Y ya que los mineros están incentivados a maximizar ganancias, es posible que los mineros honestos estén poco incentivados y que muy pocos minen, esto reducirá el hashrate y bajará la dificultad. Esto podría significar que se producirán varios ataques del 51% con frecuencia y que Bitcoin no funcionará correctamente.

Esta es una posible situación y se han discutido varias soluciones en foros*, sin llegar a un consenso general.

PoW - “Selfish mining”: Es un escenario hipotético planteado por Emin Sirer, fundador de Avalanche, plasmado en el documento “Majority is not Enough: Bitcoin Mining is Vulnerable” en el que describe cómo los grandes pools de minería podrían incurrir en esta práctica eventualmente.

El mecanismo sería el siguiente: cuando un minero descubre un nuevo bloque, en vez de publicarlo en la red como se esperaría que ocurriese, lo guarda para sí mismo de manera local, forkeando la chain y sacrificando sus propias recompensas.

Los mineros honestos continúan minando sobre la blockchain más longeva (por lo tanto, la más ‘confiable’) sin enterarse que éste minero/pool de minería incurre en esta práctica maliciosa guardando bloques de manera secreta.

Mientras el resto de la red sigue trabajando sobre la pow más larga, el minero malicioso intenta encontrar otro bloque para añadir sobre el bloque que no publicó. Si logra descubrir otro bloque antes que el resto de la red, estará adelantado a los demás.

Mediante esta práctica se engaña al resto de los mineros para que trabajen en bloques que no están conectados a lo que podría ser la cadena más larga, ergo, haciendo su trabajo inútil y quitándole sus recompensas por bloques.

¿Cuál es el beneficio de esta práctica? ¿Por qué un minero querría hacer esto? Supongamos que logra encontrar un segundo bloque para añadir a su chain secreta; puede continuar minando sobre su chain privada, pero una vez que la red pública encuentra un bloque, puede invalidarlo publicando los que guardo para sí mismo.

Ahora le será más fácil minar sobre ese bloque, ya que conoce el header del bloque mas reciente.

  • Si logra hallar otro bloque por encima del que ya encontró anteriormente, sigue minando sobre su chain secreta. El resto de la red sigue minando en la chain que cree que es la más longeva.

Imagen1.png

  • Si el resto de la network encuentra un bloque, éste minero broadcastea (publica) los bloques que ocultó y de esta manera, invalida los bloques hallados por los demás volviendo el trabajo que hicieron, inútil.
  • Mientras toda la red se encontraba trabajando sobre la pow ‘invalida’, el minero tuvo más tiempo para minar sobre su chain.
  • Una vez que el minero publica sus bloques secretos, es de esperar que toda la red deje de minar sobre la red en la cual estaba trabajando, volviendo huérfanos los bloques anteriores y empiecen a minar sobre ésta nueva chain ahora conocida, ya que será la más longeva.
  • Al publicar todos los bloques que escondió de un tirón, el minero se lleva todas las recompensas + fees de estos bloques, y al mismo tiempo invalida las recompensas de los demás bloques minados por el resto de la network.
  • Mientras más hashrate tenga → mayor será la % de minar bloques → mayor ganancia.

imagen2.png

Queda entonces, preguntarse: Si ésta es una amenaza existente y posible desde hace casi una década, ¿Por qué todavía no lo vimos implementado? ¿Los incentivos no son suficientemente grandes? ¿O los incentivos para actuar como se espera son mayores?

PoS - “The rich get richer”: Una de las frecuentes críticas hacia PoS es el hecho de que los validadores con más tokens en stake serán elegidos para crear bloques y recompensados más frecuentemente, volviéndose así cada vez más ricos y concentrando el poder.

Pero este ‘problema’ también afecta a PoW. Las personas/entidades que más dinero posean, y lo inviertan en poder computacional para minar, más hashpower tendrán y por lo tanto se harán mas ricos. Al menos en PoS, el mínimo necesario para stake se puede alcanzar entre muchas personas en conjunto.

En este sentido, PoS es similar a PoW: los dos sistemas se basan en incentivos económicos, en el que los usuarios invierten/bloquean recursos económicos en el protocolo a cambio de recompensas en el mismo. Esto es fundamental para que los mecanismos funcionen como se espera.

  • En el caso de PoW, se invierte en poder computacional (hardware) y electricidad.
  • En el caso de PoS, se compra el token del protocolo y se lo bloquea en stake como depósito en garantía.

PoW favorece enormemente a los ricos: cuanto más grande es el pool que opera, más rentable será. Los grandes inversores adinerados obtienen ganancias mucho más altas. Por esto la minería de PoW se ha industrializado y centralizado tanto.

En contraste, PoS no ofrece tal economía de escala y el inversor que no posee tanto capital tiene exactamente el mismo margen de beneficio que el rico.

PoS – “Week subjectivity”: Para entender este problema, primero hay que comprender cómo se define lo objetivo y subjetivo en un mecanismo de consenso:

  • Objetivo: un nuevo nodo que ingresa a la red sin conocimiento previo de los datos actuales de la blockchain, puede llegar a la misma conclusión (de forma independiente, sin recurrir a fuentes externas más que a los datos públicos de la red) que el resto de los nodos que ya conforman la blockchain. Con conclusión se hace referencia a saber qué chain es la más ‘longeva’ y creíble, y no empezar a incluir bloques en una chain ‘deshonesta’.

PoW es objetiva: el estado actual de la blockchain (original) es siempre el estado que contiene la mayor cantidad de trabajo minero, y por lo tanto, la mas honesta. PoW no tiene el problema de la subjetividad.

  • Subjetivo: el sistema tiene estados en donde los nodos llegan a conclusiones diferentes, y se requiere una gran cantidad de información social (es decir, reputación) para participar.

Los sistemas que utilizan las redes sociales como consenso (Ej: Ripple) son subjetivos: un nuevo nodo que no conoce nada más que el protocolo puede ser convencido por un atacante de que sus 100000 nodos son confiables, y sin reputación no hay forma de lidiar con ese ataque.

PoS trae una 3º visión:

Weak Subjectivity (Subjetividad débil): un nuevo nodo que ingresa a la red por primera vez sin ningún conocimiento previo excepto el estado de la blockchain de hace menos de N bloques (que se sabe que son válidos) puede llegar de forma independiente a la misma conclusión que el resto de los nodos de la red en el estado actual.

  • La solución propuesta por Vitalik para este problema es: Bajo este modelo, prohibimos que los nodos reviertan más de N bloques, y establecemos N como la longitud (N bloques) del depósito de seguridad à Es decir, si el estado de la blockchain ha sido válido y se ha convertido en un antepasado de al menos N estados válidos (checkpoint), a partir de ese momento ningún otro estado que no derive del estado válido puede ser válido.

Posibles ataques:

  • 51% - PoW: En este escenario un grupo de mineros, que controlan la mayoría (51%) del hashpower coluden para atacar la red. Con la capacidad de minar la mayoría de los bloques, los mineros atacantes pueden causar forks en la blockchain y transacciones de doble gasto o ejecutar ataques de denegación de servicio contra transacciones o address específicas. Cuanto mas hashrate tiene un grupo minero, más largo será el fork que puede realizar, más bloques en el pasado (el pasado reciente) puede invalidar o más bloques en el futuro puede controlar.

A pesar de su nombre, el escenario de ataque del 51% en realidad no requiere el 51% del hashrate. Un ataque de este tipo se puede intentar con un % menor de hashrate. El 51% es simplemente el % en el que casi se garantiza que un ataque de este tipo tenga éxito. Con menos hashrate, la probabilidad de éxito se reduce porque otros mineros controlan la generación de otros bloques “honestos”, pero no resulta imposible de cometer.

Para crear bloques maliciosos pero válidos de manera consistente, necesitaría más del 51% del hashpower de la red para vencer a todos los demás. Y el gasto de energía podría incluso superar las ganancias que obtendría en un ataque. Algunos tipos de ataques 51%:

  • Denegación de servicios: se da cuando un atacante con la mayoría del hashpower puede ignorar transacciones específicas de otras address. Si están incluidas en un bloque creado por otro minero, el atacante puede forkear la red y eliminar ese bloque, excluyendo las transacciones específicas.
  • Doble gasto: cuando el atacante hace que los bloques previamente confirmados se invaliden, abriendo la posibilidad a recuperar tokens ya enviados y volverlos a gastar.

Antecedentes de 51%: En julio del 2014, un pool de minería llamado Ghash (hoy extinto) controló más del 51% del hashrate de Bitcoin por un período corto de tiempo, pero los mismos usuarios abandonaron rápidamente el pool para disminuir el hashrate concentrado y evitar un eventual ataque a la red. A raíz de este evento, Peter Todd, un conocido desarrollador en Bitcoin vendió el 50% de su posición en $BTC argumentando su preocupación. Desde Ghash hicieron un post en Reddit “abiertos” a discutir soluciones, pero lo único que lograron fue crear más dudas escudándose en justificaciones pobres de sentido. Ah, y no respondieron ni una pregunta.

Esta no fue la primera vez que este tipo de ataque estuvo cerca de suceder: En enero del mismo año, el mismo pool de minería (Ghash) estuvo en control del 45% del hashrate, pero

Aunque desde Ghash prometieron que no excederían el 40% del hashrate y que nunca participarían en un ataque del 51%, el punto principal de que una blockchain sea trustless, es justamente no tener que confiar en un ente centralizado. No importa que tanto prometan ni que tan confiables sean, en primer lugar no deberían tener tanto poder. Las corporaciones buscan maximizar beneficios, no tienen otro incentivo que el de hacer dinero.

Escalabilidad:

PoW no es fácilmente escalable. Con este sistema, cada bloque minado está limitado a contener una cierta cantidad de transacciones, esto es conocido como block-size. En Ethereum, se crea un bloque nuevo cada 14 segundos (13 txs x segundo aprox). En Bitcoin, el número asciende a 10 minutos por bloque creado (7 txs x segundo aprox.)

Esto significa que si hay transacciones pendientes que no logran entrar en un bloque (por el block-size), se retrasarán y el usuario deberá esperar a la creación de un nuevo bloque para que se incluya su transacción, pudiendo incluso retrasarse aún más si la red está congestionada.

Si bien PoS no resuelve por completo el problema de escalar la red, < en el caso del conjunto de soluciones que incluye Ethereum 2.0 > traerá consigo implementaciones tal como el sharding: el cual reducirá la congestión de la red y aumentará las TPS mediante la creación de nuevas chains, conocidas como ‘shards’ en donde cada shard tendrá su conjunto de nodos creando y validando bloques.

Con Ethereum 2.0, el sharding dividirá la blockchain en 64 chains nuevas, llevando a la red a procesar transacciones x64 veces más rápido que la actual en PoW.

  • En PoW no sería posible implementar el sharding, ya que no se puede evitar que los mineros apliquen y concentren su trabajo a un shard determinado.
  • En contraste con PoS, los validadores no tienen la opción de elegir en qué shard operar, esto es aleatorio. Si los validadores pudieran elegir, entonces los atacantes podrían coludir concentrando su stake en conjunto en un shard y vulnerar la seguridad de la red.

Mientras que en PoW se requiere sacrificar la seguridad de la red para escalar, en PoS se puede lograr con la misma seguridad.

imagen3.png

Descentralización:

Si bien no hay una definición universal para acordar qué requiere una blockchain para alcanzar un cierto grado de descentralización, podemos medirla por medio de varios parámetros y/o cuestionamientos:

¿Cuáles son los requerimientos para correr un nodo? Entendiendo que los requerimientos pueden ser técnicos (hardware) y/o económicos (cantidad de tokens nominales)

¿Es posible que la gente de a pie cuente con un nodo completo en su casa? ¿O es tan alto el nivel de exigencia que solo se guarda para unos pocos privilegiados? ¿Cuántos nodos están asegurando la red? ¿Qué porcentaje de los nodos guardan una copia completa de la blockchain, partiendo desde el bloque génesis?

¿Qué tan distribuidos se encuentran los nodos a través del mundo? ¿Están mayormente agrupados en un país/región? ¿Hay grandes empresas que controlan un gran porcentaje del hashrate/stake? ¿Es posible desarrollar sobre la chain libremente, o es necesario un permiso?

¿Cómo se trató la distribución inicial de tokens de la blockchain en cuestión? ¿Un porcentaje < 40-50 % de los tokens se encuentra en manos de insiders? ¿O la repartija fue justa para que todos puedan acceder tempranamente? Es preciso observar qué porcentaje obtuvo la comunidad y el ecosistema para tener una visión general sobre quién cuenta con el poder mayoritario.

imagen4.png

Fuente: Messari

imagen5.png

Fuente: Messari

Todas estas preguntas y más, son necesarias a la hora de analizar la descentralización de una red, siempre teniendo en cuenta el contexto de cada blockchain en particular, sus casos de uso y balanceando los tradeoffs entre descentralización, escalabilidad y seguridad.

PoW es lo suficientemente descentralizado: no es muy difícil conseguir una GPU/CPU y empezar a minar. Sin embargo, hay puntos que vale la pena remarcar:

  • No es resistente a la censura: La minería de GPUs y la minería con ASICs son muy fáciles de detectar: requieren grandes cantidades de consumo de electricidad, costosas compras de hardware y mucho espacio de almacenamiento físico (*por ejemplo, los pools de minería)
  • Barreras de entrada: se requiere una inversión inicial en hardware e incurrir en costos de energía eléctrica constantes para empezar a minar.
  • A medida que se vuelve más costoso y menos rentable convertirse en minero, la red se encamina hacia una concentración de minería en grandes pools. Estos grupos de minería podrían coludir, y el único costo de un ataque a la red que tendrían es la electricidad consumida.
  • Esto trae otros problemas de centralización: hay un solo punto físico de falla, son más propensos al control y censura por parte del gobierno, están abiertos al ataque del 51% si los grandes pools coluden. Está abierta la posibilidad de confiscación o que el país donde está establecido lo vuelva ilegal.

ASICs*: Son máquinas especializadas para minar cryptomonedas y bastante costosas

PoS es igualmente descentralizado (en el caso de Ethereum 2.0), cualquiera puede correr un validador teniendo el suficiente token requerido por el protocolo en su poder. Pero como con PoW, es preciso remarcar algunas cosas:

  • Resistente a la censura: Proof of stake es más resistente a la censura. Se puede hacer en una computadora portátil sencilla e incluso a través de una VPN.
  • Incluso los pequeños holders pueden participar en las recompensas de los validadores delegando parte de su stake, esto requiere que confíes tus tokens al pool (si bien hay pools ‘descentralizados’), lo que significa que también estás confiando en que el pool no actuará maliciosamente.
  • En PoS sí tenemos la moneda en stake para convertirnos en validadores, como recompensa obtendremos más y más de esa moneda. A medida que pase el tiempo, esto podría volverse más y más concentrado como comentaba anteriormente.
  • Posible solución: las recompensas si bien tendrían que ser suficientes para incentivar a los validadores, deberían ser bajas (3-8% Anual). Y cuanto más validadores haya, menores serán las recompensas.
  • Barreras de entrada: Se requiere un mínimo (dependiendo de cada sistema) para hacer stake y convertirse en validador, pero este mínimo puede ser alcanzado por personas que delegan su stake. Cuanto menor sea la barrera de entrada, más personas podrán participar, reduciendo la centralización.
  • Los castigos por actuar maliciosamente en PoS son mucho mayores a medida que el número de validadores crece. Esto desalienta la centralización.

En PoW las posibles ganancias a obtener dependen de factores exógenos a crypto: ¿Cuánto hardware puedo comprar a la vez (descuento por mayor)? ¿Tengo conexiones especiales con los fabricantes de hardware para poder obtener lo más nuevo anticipadamente?

Es sensato preguntarse: Si yo fuese un fabricante de ASICs líder en el mercado, ¿Los lanzaría al consumidor apenas se fabrican? ¿O bien los usaría a mi favor para minar, y luego vender las unidades ya usadas al mercado?

A diferencia de los ASICs/GPU/CPU, los tokens depositados en stake no se deprecian (sin considerar la volatilidad), y cuando queremos dejar de ser validadores/delegantes, retiramos el stake y estamos en poder de nuestros tokens nuevamente sin mayor problema.

En PoS, el único "costo" en el que se incurre para asegurar la red es el hecho de no poder mover los tokens a voluntad mientras están en stake. Mientras que en PoW, el "costo" de mantener el consenso es gastar electricidad real.

En contraste con PoS, en donde para adquirir los tokens para bloquear en stake se deben adquirir en 1) un CEX, donde en general el fee por swapear tokens es porcentual, por lo tanto: más compras, más pagas. 2) un DEX, donde se debe tener en consideración: el fee que se paga a los liquidity provider (porcentual), el fee de la red en la que se opera, slippage/price impact dependiendo la liquidez que haya.

En resumen, en PoS si compras más, pagas más; en cambio, en PoW si compras más, pagas menos.

A continuación, nos enfocamos en comparar las métricas que miden el número de nodos, los requerimientos de hardware para correr uno, su distribución a nivel mundial y el porcentaje de concentración en cuanto a locación del hashrate/stake de las principales blockchains operativas actuales por TVL acorde a Defi Llama. Teniendo en cuenta estos datos podemos tener una visión general de cuán difícil sería atacar la blockchain.

Tomando la red de Ethereum como una blockchain con un grado de descentralización alto y Binance Smart Chain en el extremo opuesto al ser extremadamente centralizada, podemos evaluar las redes y tratar de ubicarlas en algún punto sobre ésta línea para tener noción de su estado de descentralización actual.

En septiembre de 2019, los 4 pools de minería principales (Sparkpool, Ethermine, F2pool, Nanopool) producían el 72,23% de todos los bloques en Ethereum.

imagen6.png

Fuente: Alethio

Esto no es muy diferente hoy en 2O21. Actualmente el 62% de los bloques en Ethereum son minados por los 3 pools de minería principales (Ethermine, F2Pool Old y Hiveon Pool).

imagen7.png

Fuente: Etherscan

Estados Unidos lidera el ranking de nodos en la red de Ethereum con el 36%, seguido por Alemania (17%) y Reino Unido (16%).

imagen8.png

Fuente: Etherscan

En Bitcoin, los 4 pools de minería más grandes actualmente controlan más del 57% de los bloques minados.

AntPool y BTC.com (22,4% en conjunto) son controlados por Bitmain, la empresa diseñadora de ASICs más grande del mundo. En 2016, el fundador de Bitmain admitía públicamente que desde AntPool estaban minando bloques vacíos. En 2018, esta empresa estuvo en control del 42% aproximadamente.

imagen9.png

Fuente: btcpools

A partir de julio de 2021 el ecosistema se transformó drásticamente, a raíz del anuncio del gobierno de China en el que dispone la ilegalidad de las actividades en criptomonedas y la prohibición de la minería en el país.

Como consecuencia de este comunicado, los grandes pools de minería con actividades en China dejaron de aceptar usuarios del país asiático y el hashrate de la red dió un giro significativo.

Para fines de marzo de 2021, China controlaba +78% del hashrate de la red. Luego del anuncio del gobierno el hashrate del país se desplomó a ~0% en poco menos de 1 mes.

Desde la Universidad de Cambridge informan que desde junio de 2021 los datos y estadísticas no están disponibles ya que se desconocen por las prohibiciones.

imagen10.png

Fuente: CCAF

Poco a poco y a causa del éxodo, Estados Unidos fue reuniendo la mayor tasa del protocolo. En julio y luego de la prohibición en China, USA empleaba +35% del poder de hash.

Actualmente (agosto 2O21) Estados Unidos desplazó a todos los países en términos de minería, al contar con la mayor concentración de hashrate de Bitcoin dominando +42% de la red, seguido por Kazajistán con el 22%.

imagen11.png

Eth2 (Beacon Chain), donde ya se implementa Proof of Stake, tiene actualmente alrededor de 4500 nodos individuales. Estados Unidos se encuentra nuevamente 1º con el 27,1% seguido por Alemania (22,2%) y Francia (12,8%).

Los requerimientos de hardware para correr un nodo de eth2 son bajos y cualquiera puede ejecutar un nodo local para participar en el consenso de la red.

imagen12.png

Fuente: nodewatch

De los nodos individuales, se desprenden 250.000 validadores corriendo en la red. Pero éstos no son validadores únicos operando por separado. Ya que para convertirse en validador se requieren lockear 32 ETH, muchos de los mismos son controlados por una sola entidad con miles de ETH.

El 16,2% de éstos es controlado por exchanges centralizados (Binance, Huobi y mayormente Kraken con el 11,47%). Lido - una metapool controlado por una DAO que engloba varios pools de staking - se posiciona 3º en la lista con el 11,86% de los validadores.

El gráfico no muestra el porcentaje de posesión en manos del exchange Coinbase, pero definitivamente está presente y no es un porcentaje menor.

imagen13.png

Fuente: beaconcha.in

En Eth2 hay alrededor de 8M de ETH en stake asegurando la red, valuados en $38B de dólares al momento de escribir esto. Para atacar la blockchain se necesitaría dejar en stake aproximadamente 2.5M de ETH (~$12.2M de dólares actualmente), que serían quemados en su mayoría luego del ataque.

En Fantom Opera, actualmente hay 49 validadores operando en la red. El 46,14% de los FTM en stake provienen de los 4 validadores principales (GoFantom, Hyperblocks Pro, Binary Fintech y uno no identificado). Para convertirse en validador es necesario un stake mínimo de 500.000 FTM, $1.3M al día de hoy.

El 63% de los $FTM en circulación (y 51% del total supply de $FTM) se encuentran en stake asegurando la red, valuados hoy en $409M, por lo que atacar la red costaría aprox. $200M

imagen 14.png

Fuente: fantom.network

imagen15.png

Fuente: fantom.network

En Solana, actualmente hay 1037 validadores de los cuales 19 controlan el 33% del stake en la red. Según Solanabeach, aproximadamente el 45% de los validadores (490) se concentran en Estados Unidos.

Si bien es cierto que no hay un mínimo necesario de SOL para convertirse en validador, también es preciso mencionar que los requerimientos de hardware para correr un validador son excesivamente altos, convirtiéndose en una barrera de entrada bastante grande.

imagen16.png

Fuente: Solanabeach

En Avalanche, un total de 1051 validadores al día de hoy aseguran la red, de los cuales el 33% del stake acumulado se encuentra distribuido en 27 validadores.

Los requerimientos de hardware son bajos y es necesario un mínimo de 2000 AVAX para ser validador, unos 190k al dia de hoy.

Cabe mencionar que ninguno de los 27 principales validadores acumulan más que el 1,2% del stake total. Avalanche no implementa el castigo mediante slashing de tokens.

imagen17.png

Fuente: avax.network

Binance Smart Chain es un caso especial. Los requerimientos de hardware son relativamente altos comparados con la competencia. La red está limitada y actualmente solo se permite que haya 21 validadores operativos. De los 21 validadores, 7 concentran el 33% del stake de la red.

imagen18.png

Fuente: bscscan

Los datos mostrados arriba son aproximados y pueden e irán variando con el tiempo. Si bien es preciso tener en cuenta las métricas que miden el total de validadores y el cumulative stake en la red, éstos datos bien podrían estar sesgados o no mostrar correctamente la realidad, ya que una entidad central con la suficiente motivación económica podría estar controlando el stake mayoritario de la/s rede/s distribuyendo su stake en varios validadores.

Conclusión:

Ningún sistema es perfecto y libre de fallas. No hay que olvidar que todas estas tecnologías nuevas y complejas se encuentran en un constante proceso de prueba y error, el que IMHO, nunca terminará ya que los avances/descubrimientos y sus posibles problemas quedan aún por descubrir. Lo importante es ser analíticos y no dejarse llevar por subjetividades que lleven a fanatizarse por una opción por encima de otra.

Los mecanismos son distintos, no necesariamente mejores o peores.

¿Qué mecanismo es mejor? ¿PoW o PoS? Busca en tu corazón, y encontrarás la respuesta.

imagen19.png



Las opiniones, análisis, tutoriales, guías, experiencias y todo el contenido volcado en Academia DeFi LATAM y su comunidad son subjetivas, con fines educativos. En ningún momento constituyen recomendaciones de inversión. Las finalidad de nuestra Academia, Blog y comunidad es educativa. El mercado de criptomonedas es volátil y conlleva riesgos elevados. Es carga del usuario contrastar la información publicada con otros sitios y hacer su propia investigación. Nuestro contenido es gratuito y creado desde la comunidad. Nadie del equipo de DeFi LATAM ni de la comunidad te contactará para inversiones o pagos. Evita caer en estafas.